miércoles, 9 de diciembre de 2015

Bogotá, la noche azul de diciembre.



Luis Fernando Vásquez Lalinde.
Director
                                             

Paris 2015 / COP 21, entre el calor y el terror (calentamiento y miedo)                                              1.                                                                1.                                                                  1.
¿Ante la crisis climática, es necesario hacer un evento de tan alto impacto con sus emisiones?, muchos aviones llevando delegaciones de más de 180 países, un espectáculo que no se compadece con las circunstancias climáticas, ¿compensarán esa brutal huella de carbono? ¿Sabemos cuál es la huella de la COP 21?
_______________________________________________________________________________________________
No va a pasar nada, así firmen el gran compromiso, no cumplirán, no hay interés en renunciar a la mayor riqueza, enriquecimiento, a la acumulación de poder y capital, las   grandes corporaciones no lo harán, no lo permitirán, estas gobiernan y controlan los gobiernos que se sienten democráticos…..money……money…….. No pasará nada.


La temperatura seguirá en aumento y los desequilibrios de la naturaleza serán más contundentes y dañinos, más frecuentes y asustadores, más injusticia climática, pero a todos se nos mojará el culo. No pasarán de tener una relación vinculante, palabreja de moda que no compromete nada ni a nadie, no se trata de que la relación de los países con el cambio climático sea vinculante, sino obligatoria en cumplir el compromiso de la reducción de sus emisiones de GEI (gases efecto invernadero) y esto es para hace 20 años, 20 años atrás. 
De eso se trata, de obligarse a actuar y a cumplir combatiendo el calentamiento.

Ahora todos los países van a tener una relación vinculante con el cambio climático, pero ¿será obligatoria? Debe ser obligatoria para tener algo de esperanza en el freno al calentamiento y sus graves consecuencias, no se debe permitir que aumente la temperatura más de 2 grados, soy incrédulo como el que más, aunque como dicen  por ahí: “no hay tiempo para ser pesimista”

El número 21, COP 21 significa que se han hecho 20 conferencias de las partes (COP) y que ahora, en la 21, se reunirán 120, 149 0 196 mandatarios (¿qué tanto mandan?) en medio del imparable calentamiento global y la zozobra y  miedo por el terrorismo delirante, que se da por los pecados el pasado después de dos guerras mundiales y no resueltos. No ha pasado nada, no pasará nada salvo que el planeta seguirá calentándose, creciendo la vulnerabilidad de la especie humana y la de las otras especies vivas.

Lo que está claro como una verdad de a puño, es que se tienen que reducir las emisiones de GEI  para evitar un mayor aumento de la temperatura promedio en el planeta y evitar la progresión y permanencia de grandes desastres que vienen de la naturaleza misma pero que son provocados y causados por los seres humanos (¿qué tanto lo somos?) y que cada vez más, aumentará la vulnerabilidad de las especies vivas y nosotros somos una de ellas.

                        REDUCIR LAS EMICIONES DE CO2 equivalente, es el propósito.

La gran paradoja de la humanidad ahora mismo, es cómo reducir el impulso del desarrollo, como contraponerle el anti desarrollo, estamos en más producción, más consumo, más retorno de la inversión, money, money, money, más tasa positiva del retorno de la inversión, más aprovechamiento de los recursos naturales, más contaminación, más población, ¿cómo lograrlo?   
                        
Esto no será posible.

Con este modelo de civilización y de producción no es posible conciliarlo con la supervivencia de la especie humana, por lo menos con los más vulnerables, los más pobres. Es importante entender que el concepto, muy de moda y muy usado en el lenguaje social ideológico, de sostenibilidad, es eso, un concepto que más bien representa el deseo y oculta la verdadera responsabilidad y realidad. 

En la medida en que el desarrollo soporte su producción en la utilización de los recursos naturales, especialmente en la generación de energía fósil y la contaminación de ellos, será imposible la sostenibilidad. En la medida en que no dejemos la adicción del consumo energético no estaremos listos para perpetuar la especie humana, estamos conectados a la energía de manera permanente. 

En la medida en que no reduzcamos el consumo presionado por la publicidad y la moda, no habrá sostenibilidad posible, esto es un embeleco para distraer.
                                                          

 Desarrollo sostenible.

                                         
                                                                                                                                                                             Youtube.com
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada